Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

La realidad, más estupefaciente que nunca

Carta abierta al director de mi banco

Estimado Sr. XXX, director del Banco ZZZZ:
Me permito escribirle para comunicarle que el tugurio que usted regenta deja bastante que desear. Hace apenas dos meses que trabajamos con ustedes y, a pesar de que uno de esos meses ha sido el de agosto -tradicionalmente inactivo- ya estoy hasta el gorro de la falta de diligencia y estupidez supina que caracteriza su gestión.
No sólo han tardado dos meses en enviarnos las tarjetas que solicitamos el primer día de nuestra relación; no sólo se han confundido al poner la dirección de nuestra organización, fijándose únicamente en los datos de la escritura original y haciendo caso omiso de la documentación relativa al cambio de domicilio; no sólo no nos han enviado la documentación del seguro que, a modo de impuesto revolucionario, nos hicieron firmar para formalizar una operación de crédito (los recibos sí que los han pasado, sí, lo que nos falta es tener algún documento que nos diga por escrito a qué nos da derecho ese dinero que nos cobran cada …

Grandes Comunicadores de la Historia: Tolomeo era un crack

¿Qué es lo que hace un líder para convertirse en líder? ¿Y para mantenerse en el poder? ¿Y para conseguir que, años después de haber obtenido la gloria, las masas sigan creyendo en él?
La historia está llena de líderes. La mayor parte de ellos consiguieron el puesto de manera poco sutil (a hostias), y se mantuvieron en el puesto del mismo modo hasta que algún incidente les hizo perder la fama o la cabeza. Así, Julio César estuvo enredado en guerras civiles para alcanzar el primer puesto del Imperio, y finalmente fue depuesto de manera ciertamente abrupta.
En el intermedio, sin embargo, para mantenerse en el cargo, tanto Julio César como otros líderes del pasado han tenido que echar mano de estrategias algo más elaboradas. La comunicación y la propaganda institucionales han jugado siempre un papel relevante en este sentido, permitiendo a los líderes rodearse de un aura de éxito y grandeza que los convertía en dioses y semidioses, o simplemente en héroes para su pueblo.
Tal es el caso de…

Yo también soy homeópata

Me he sumado a un espontáneo movimiento de blogueros y otras gentes de mal vivir y me he sacado mi propio certificado de experto en homeopatía. Eso sí, como me ha dado cosilla poner mi nombre exacto en un documento que evidentemente carece de valor, he preferido utilizar un discreto seudónimo.


Lo cierto es que, bien mirado, la facilidad para sacarse este titulillo no dice nada en contra de la homeopatía en sí (que ya tiene bastante mala prensa por sí misma). De lo que sí dice bastante es de lo inútiles que son algunos programadores de páginas web. En este caso, ni siquiera es necesario contestar al test para sacar el título. Pones el nombre que te da la gana en la primera página, te vas directamente a la de imprimir y voilá, ya tienes tu diploma.
Se me ocurren variantes atractivas para sacarse unas perrillas, como expedición de títulos de experto en economía, fontanería, paracaidismo, astrología, electricidad o lectura del futuro en las cacas de perros. Se monta una página web, se diseñ…