Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

Grandes Comunicadores de la Historia: el caso del General Castaños y la marca personal

Desarrollar una marca personal se ha convertido, en la era de Internet, en una auténtica disciplina dentro de la comunicación. Los que trabajamos en este ámbito ya no sólo nos tenemos que preocupar de que las empresas a las que prestamos servicios salgan bien "en los papeles", en las ondas o en los bits. También nos preocupa que el rastro personal de los miembros de la empresa, su huella digital, nos ofrezca una visión armónica de la organización.

No podemos dedicarnos, desde luego, a decirle a cada cual de modo individual lo que debe o no debe poner en Facebook, Linkedin o Twitter, pero desde luego sí que podemos decirle a la gente, y en particular a los directivos de las empresas, que tengan especial cuidado con lo que ponen en las redes sociales, que las carga el diablo. Y, vamos, que si uno quiere transmitir determinada imagen a sus clientes, empleados y compañeros, hay que ser conscientes de que nuestra imagen no sólo se transmite cuando estamos hablando en el despacho.…

El club de los albinos

El domingo pude ver en Documentos TV, La 2, el reportaje El club de los albinos. Se trata de un testimonio escalofriante sobre la situación que se está viviendo en Tanzania, donde se han registrado decenas de casos de agresiones y asesinatos a albinos, por la creencia de que partes de sus cuerpos tienen poderes esenciales para ritos de brujería.

Es un documental altamente recomendable por su valor informativo, pero es muy duro y contiene imágenes y testimonios que conmueven hasta la médula (especialmente a todos aquellos que tenemos algo que ver con el albinismo). Por lo tanto, las almas sensibles deben abstenerse de verlo.

La parte "optimista" de esta terrible historia es la creación de un equipo de fútbol, el Albino United, que difunde por toda Tanzania un mensaje radicalmente distinto, buscando la integración de los albinos en la sociedad y demostrando, con su esfuerzo diario, que no son nada diferentes a sus compatriotas, salvo por una condición genética que les hace ten…