Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

Estampas de Alemania

La parada técnica obligatoria causada por las cenizas volcánicas ha tenido sus ventajas. Al menos pude darme algunos buenos paseos por Düsseldorf, una ciudad pequeña, pero atractiva, incluso hermosa, que da juego suficiente para un fin de semana.
Y como todas las ciudades, tiene sus peculiaridades, algunas muy curiosas.
Düsseldorf es una ciudad eminentemente cervecera. En Düsseldorf la gente va tomando cañas de un lado para otro en el compacto centro peatonal. Pero si a uno no le apetece caminar, no hay problema, es posible incluso que el bar venga hacia donde tú estás a fuerza de pedal.

Sí, lo que se ve en la foto es una cervecería ambulante en la que los clientes tienen la oportunidad de ir bajando la curvita de la la felicidad mientras se entrenan para el Tour de Francia.
Pero claro, tanta cerveza debe tener sus consecuencias. Sin duda para evitar que los sufridos ciudadanos descarguen sus vejigas en cualquier esquina, al ayuntamiento se le ha ocurrido instalar estos meódromos para hom…

Marco Polo embarca en el Krakatoa Express

A causa de las cenizas del volcán de nombre impronunciable, mañana me embarco, cual moderno Marco Polo, en un Krakatoa Express: un autobús fletado por algún alma caritativa para distribuir a gente por toda Europa. Veintitantas horas de viaje y sólo para llegar a Barcelona. Luego me las tengo que apañar para llegar a Madrid.

En algún blog he leído un artículo sobre cómo sería nuestro mundo si no pudiésemos volver a volar. No, no creo que volvíesemos a una era de viajes lentos, como antaño, en románticos trenes y barcos trasatlánticos. Creo que todo el mundo se lo pensaría más antes de viajar y que, sin duda, veríamos por fin el despegue comercial de la videoconferencia.

He hecho unas cuantas fotos de Düsseldorf con el móvil y pensaba escribir un pequeño artículo sobre esta hermosa ciudad. Pero no puedo descargar las fotos por falta de cable adecuado. No, nunca tires la caja de los cables. Nunca sabes cuándo te va a hacer falta justo ese. El artículo sobre Düsseldorf esperará a la próxima…

Atrapado por las cenizas

Pues sí, he aquí que estoy en Düsseldorf, una preciosa pero pequeña ciudad del norte de Alemania, atrapado por las cenizas de un volcán islandés cuyo nombre no soy capaz de recordar.

Un buen momento para resucitar el blog -por segunda vez-, aprovechando que la programación del Canal Andalucía que ponen por la tele es desde todo punto de vista "invisible".

El día, para olvidarlo. Intenté a primera hora encontrar una ruta en tren para volver a Madrid (son más de 1.700 kilómetros). No ha habido manera, las hordas de furibundos viajeros aéreos se me habían anticipado en media Europa y, aunque bien habría podido salir de Düsseldorf, era dudoso que llegase a París y del todo punto imposible encontrar un billete de París a Madrid (o a Barcelona). Algunos compañeros han tenido más suerte y han conseguido volver a sus lugares de origen cambiando varias veces de tren y, en algunos casos, atravesando varios países.

En el aeropuerto, curiosamente, reinaba una tranquilidad palpable. La resi…