Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

Mañana en la batalla pensaré en tí

El ajedrez es, en esencia, una religión pagana, y Caissa, la única deidad a la que muchos aficionados estamos dispuestos a adorar, es nuestra diosa. Cada domingo, miles de fieles en todo el mundo, quizá millones, se dirigen presurosos a los altares para ofrecerle unas horas de oración y profunda meditación. Y también le ofrecen a Caissa sacrificios rituales: peones, caballos, torres, alfiles y damas para obtener sus favores en forma de victorias (ni que decir tiene que no todos lo consiguen, por cada favorecido por la diosa hay otro que se va derrotado y cabizbajo).

La Fe de los guerreros de fin de semana no tiene nada que ver con la de los grandes campeones, que viven del ajedrez y que realizan movimientos y maniobras inescrutables para la mayor parte de los mortales. Tampoco tiene que ver con la de los ancianos en el parque o los jugadores de cafeterías, que sólo mueven las piezas ocasionalmente por puro entretenimiento. El jugador "serio", que es sólo un aficionado, pero …

Nostalgia de las nubes. Mi tributo personal a Filipinas

Pag-Asa significa "esperanza" en tagalo. También es el nombre del primer ejemplar de águila filipina que nació en cautividad el 15 de enero de 1992. Lo sé porque un par de años después de su nacimiento estuve en Davao, capital de isla de Mindanao, y visité el centro de recuperación del águila filipina, un hermoso y noble animal en grave peligro de extinción. Allí ví a Pag-Asa y a otros ejemplares que los responsables del centro cuidaban con esmerado mimo.


De aquella visita a Mindanao se agolpan en mi recuerdo las imágenes del pequeño resort de vacaciones al que fuimos a pasar un fin de semana (en una isla cercana), donde las habitaciones eran palafitos construidos sobre la línea costera y los empleados nos llevaban los cóckteles de mango y coco hasta la orilla del mar. También recuerdo la entrevista con el alcalde de Davao, en el lobby de un hotel, sin quitarse en ningún momento sus gafas de espejo (a pesar de que era ya de noche) y con su chaleco vaquero con los hombros de …

Jugando al ajedrez a tiros (y mi guerra comienza el domingo)

Espero que no se sorprendan demasiado los -para mi desgracia pocos- lectores de este blog, por mi insistencia estos días en escribir sobre ajedrez. Hay dos motivos confluyentes para ello. El motivo A es la final del campeonato mundial de ajedrez en Chennai, en el que un rocoso Carlsen se está merendando  a Anand (también para mi desgracia, pues por motivos de edad, he optado por apoyar al segundo).

El motivo B es que la guerra comienza el próximo domingo 24 de noviembre a las 10 de la mañana. Es mi guerra. La de un aficionado del montón que, tras ocho años sin jugar partidas de competición oficial (mi última partida de liga data del 13 de marzo de 2005) decide volver a pintarse los colores en la cara, desenterrar el hacha de guerra y mandar la pipa de la paz a tomar vientos.

Sumen A+B y el resultado que encontrarán es que estoy en plena fase de mentalización para la batalla. Sé que voy a sufrir, que voy a estar desorientado y que es bastante probable que me calcen una buena serie de g…

Mundial de ajedrez de Chennai: ¡Qué aburrimiento! y eso que por fin hay una victoria

La ilusión que he mantenido durante las primeras partidas del mundial de ajedrez que se diputa en Chennai empieza a desvanecerse. Tengo hambre de ajedrez. Hace 8 años que no juego una partida oficial y estaba tan desenganchado del juego que hace unos meses ni siquiera estaba al tanto de cómo estaba el proceso del campeonato mundial.

Pero he aquí que comienza la final, que por primera vez desde los años 20 del siglo pasado no hay un ruso jugando, que un jovenzuelo de mucho talento le está desafiando a un maestro veterano de más talento si cabe. Y yo recupero las ganas. Ganas de jugar, de ver partidas, de analizar...

Y ¿qué me encuentro? con una de las series de partidas más aburridas de la historia. Por mucho que se esfuercen los cronistas en sacar agua de las piedras y hablar de grandes combates, lo cierto es que en todas las partidas (menos la tercera) se han cambiado las damas rápidamente por miedo a medios juegos tácticos. Ambos jugadores tratan de exprimir ventajas microscópicas e…

¡Bravo Anand!

Solicito un pequeño aplauso para Wiswanathand Anand. Hoy, en la tercera partida del mundial de ajedrez que se celebra en Chennai (India), ha sabido mantener una fuerte presión sobre Magnus Carlsen, a pesar de que el indio jugaba con las negras.

Pese a lo decepcionantes que resultaron las dos primeras partidas, lo cierto es que hasta el momento es Anand el que lleva el mando estratégico del encuentro. En las dos partidas que ha jugado con negras, o bien ha obtenido una clara ventaja (como en la partida de hoy), o bien podría haber luchado por la iniciativa (como en la primera partida, en la que prefirió no arriesgar). Y en la segunda partida, que jugó con blancas, también tuvo la opción de seguir presionando.

El que está desconocido es Magnus Carlsen. Yo no sé quién le ha aconsejado sobre el ultrasólido repertorio de aperturas que ha escogido hasta el momento (lo de hoy no sé si entra dentro de los cauces de la apertura Inglesa o de la Catalana, según se mire), pero no ha conseguido ni…

URGENTE: campeones de ajedrez necesitan inyección de Testiculina

Ante el bochornoso espectáculo que el vigente campeón del mundo de ajedrez, Wiswananthand Anand, y el aspirante, Magnus Carlsen, han ofrecido en las dos primeras partidas del campeonato mundial, se busca médico especialista en doping que les inyecte Testiculina antes de que comience hoy la tercera partida.
Por mucho que el amigo Leontxo García se devane los sesos en buscar símiles pugilisticos y en hablar de golpes psicológicos y daños al ego, lo único cierto es que los únicos damnificados de este comienzo de mundial son los aficionados. Imaginemos por un momento que uno es tan forofo del ajedrez como para pagarse un viaje a la Chennai, en la India, y pasarse allí un fin de semana para ver el arranque del campeonato mundial. Y vas allí, te gastas una pasta, pagas hasta la entrada para ver el comienzo del encuentro y te ofrecen esas dos birrias (tablas en 16 y 25 jugadas respectivamente). Un fraude.
Sí, ya sé que la competición es larga (12 partidas) y que hay que guardar fuerzas. Que …